top of page
  • Foto del escritorolivos delnapostá

La resiliencia arraigada y los frutos



En la danza impredecible de la vida, tanto los seres humanos como los olivos enfrentamos desafíos que amenazan con despojarnos de nuestra esencia. Aunque a primera vista puedan parecer mundos aparte, la resiliencia tejida en nuestras historias comparte un hilo común.


Imaginen por un momento un olivar desafiando el viento impetuoso, la helada prematura, calores agobiantes, la competencia con hierbas o la sequía. Y aunque algunos olivos mueren en la lucha contra la adversidad, los que resisten se aferran a la tierra con raíces profundas y poderosas. En la misma línea, nosotros, los seres humanos, también somos capaces de una resiliencia que se arraiga en nuestras experiencias.


Los olivos, con sus hojas arrugadas y ramas nudosas, nos enseñan que la verdadera belleza surge de la resistencia. Así también, nuestras cicatrices y arrugas narran nuestras propias historias de superación, recordándonos que la vida no siempre es fácil, pero siempre vale la pena vivirla con valentía.


Somos testigos de cómo el olivo, desafiando el clima implacable, produce aceitunas que eventualmente se convertirán en el mejor aceite de oliva, el que más valor nutracéutico tiene, el que es símbolo y acción de perseverancia y nutrición.



44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page